Mi carrito

Tu carrito está vacío

Continuar comprando

Ayuno Intermitente

El ayuno intermitente se presenta como una estrategia clínica que se ha hecho cada vez más popular, tanto por sus múltiples beneficios en enfermedades metabólicas, como también por la comodidad de practicarlo. El ayuno no es una manera de vivir  que se haya descubierto hoy. Antiguamente se practicó en la prehistoria, donde los cazadores y recolectores solo comían cuando disponían de alimentos, por lo que  tuvieron que sobrevivir a períodos prolongados de ayuno. 

¿Qué es el ayuno intermitente?

El ayuno intermitente es cuando se alternan períodos de ayuno y períodos de alimentación de manera voluntaria.

 Algunos beneficios que se le han asociado a este esquema de alimentación son:

  • Perdida de peso
  • Prevenir resistencia a la insulina y diabetes tipo 2
  • Diminución de la respuesta inflamatoria
  • Disminución del estrés oxidativo

 El período de alimentación entre 8 a 4 horas al día son los más utilizado, teniendo un sistema ayuno: alimentación de 16:8, 18:6 y 20:4, como se indica en la siguiente tabla:

Sistema de ayuno-alimentación de 24 hrs

16:8

16 horas de ayuno y una ventana de alimentación de 8 horas

18:6

18 horas de ayuno y una ventana de alimentación de 6 horas

20:4

20 horas de ayuno y una ventana de alimentación de 4 horas

 

 Prolongar el ayuno a más de 12 horas forzará al cuerpo a utilizar las reservas de grasa para obtener energía, disminuyendo así el porcentaje de grasa. Aunque cabe señalar, que también se pueden arrastrar músculos, por lo cual se aconseja  no dejar de realizar actividad física. En ayuno, las células inician procesos de reparación celular. Esto incluye la autofagia, donde las células digieren y eliminan las proteínas viejas que se acumulan dentro de las células. También, se ha visto que mejora la concentración, ya que el desgaste metabólico no esta centrado en el sistema digestivo, por lo tanto, se puede lograr una mayor claridad mental.

 Consideraciones:

  • Establecer las ventanas de alimentación y ayuno de acuerdo con los horarios que te acomoden.
  • La primera comida, después del ayuno, se recomienda que no sea con azucares simples (harinas blancas, alimentos azucarados, entre otros). Considerar comida rica en fibra (frutas y/o verduras), proteína, carbohidratos complejos (harinas negras, granos integrales, semillas, etc.). Pueden enriquecer sus preparaciones junto a la proteína vegetal de cáñamo y los antioxidantes de Nativ for Life preferido para aumentar la calidad nutricional.
  • Durante el ayuno puedes tomar agua, té, café y hierbas, pero también se recomienda evitar los endulzantes.

 El ayuno intermitente, es un esquema de alimentación cómodo de practicar, porque se centra en disminuir el periodo de alimentación, sin embargo, es imprescindible individualizar la asesoría por un profesional capacitado, con el objetivo de disminuir los riesgos y mejorar los resultados que esperas tener en tu cuerpo y mente.

Cabe mencionar que existe una evidencia limitada, por ende, aún se necesitan más estudios para concretar sus beneficios.

No se recomienda realizar este ayuno intermitente a embarazadas, nodrizas, en etapa de crecimiento, personas con antecedentes de trastornos de conducta alimentaria y en personas que tengan enfermedades metabólicas, consultar con el médico.

 

Valentina Carrasco

Nutricionista