Mi carrito

Tu carrito está vacío

Continuar comprando

Alimentación en Época de Estrés

POR: Camila Quevedo Truan - Nutricionista y Health Coach

Han sido semanas difíciles para todos. Caos, cambios e incertidumbres. Se siente en el ambiente los niveles de estrés y estados de alerta que estamos viviendo. Por lo que mi intención es poder contarles lo que yo sé para contrarrestar estos efectos independiente que escapan de todo control, y así poder aportar, aunque sea un poco en su bienestar.

La alimentación puede ser un gran aliado para estos estados, y también los requerimientos de vitaminas, minerales y agua aumentan. Entonces comenzando por el desayuno, en estos momentos, prefiere las frutas frescas y jugosas, muy recomendadas las ácidas, ricas en vitamina C, potente antioxidante. Agregar semillas como chía linaza, sésamo y frutos secos; como almendras, castañas de cajú y nueces, ricas en ácidos grasos esenciales, alimentos preferido para nuestro cerebro. Puedes acompañarlas de yogurt natural y algún cereal integral con avena o muesli o granola sin azúcar. En este momento es la mejor hora para darle un shot de vitaminas y antioxidantes, agregando ½ cdta de maquiberry o cualquier antioxidante de tu gusto.

Si necesitas una colación, prefiere opciones naturales y que te aporten nutrientes, como frutos secos, frutas, huevo duro (si quieres más proteínas) o yogurt natural con probiótiocos; para preservar una buena floral intestinal.

A la hora de almuerzo, prioriza las verduras, en el estado que más te guste, crudas, asadas, en chapsui o salteadas. Grupo de alimentos cargado de vitaminas que te ayudará a mantenerte con energía para realizar todos los procesos bioquímicos del organismo. Pero para ello necesitamos de energía, presente en los cereales (arroz, papas, quinoa, pasta integral etc.). También proteínas, la materia prima para reponer tejidos y células, presente en las carnes, huevos y legumbres. Finalmente las grasas (palta, aceites, frutos secos y semillas) parte estructural de todas la células.

A la hora de la cena, es indispensable consumir preparaciones cocidas, caldosas y calientes. Este tipo de preparaciones son altamente hidratante y calmante. Muy importante mantenerte hidratado evitando el abuso de café y bebidas que finalmente nos deshidratan, estresando más a nuestras células. Encontrar espacios descanso, comer en calma y pausado son también grandes pilares, para bajar la ansiedad y restablecer el equilibrio.