Por Camila Quevedo Nutricionista, health coach y Nutricionista de Nativ for Life

Se ha demostrado que tener un sueño reparador puede tener un fuerte impacto en nuestro bienestar emocional, creativo, social y afecta nuestras habilidades de memoria y atención.

Para mantenernos jóvenes y sanos es imprescindible tener nuestro espacio de descanso y reparación.

Aquí les dejo algunas recomendaciones alimentarias y nutricionales para optimizar nuestra calidad de sueño;

– Evitar los estimulantes, el café se demora alrededor de 8 hrs. en eliminarse del cuerpo y es altamente estimulante. Aunque no a todos nos afecta igual, si tomas café 6 hrs. antes de acostarte, independiente que logres conciliar el sueño, este no es profundamente reparador.

– Antes de dormir intenta que tu última comida sea liviana y rica en triptófano, aminoácido esencial para la formación de melatonina, neurotransmisor primordial que nos hace lograr conciliar el sueño. Alimentos ricos en triptófano: Pollo, pavo, salmón, huevo (especialmente en la yema), Frutos secos (pistachos) y semillas (sésamo, calabaza).

– Elige preparaciones calientes, cocidas y caldosas, ya que ese tipo de alimentación ayuda a relajarte y a sentirte más sereno.

– Elimina la azúcar y las cosas dulces por la noche.

– Toma infusiones de manzanilla, lavanda o melissa antes de acostarte.