Muchas veces cometemos el error de comer grandes cantidades de comida previo al entrenamiento, “para tener energía suficiente para nuestros músculos”, lo que lo hace ser mas perjudicial que beneficioso, ya que la sangre irá a nuestro intestino para digerir todos los alimentos en vez de ir a nuestros músculos.

Lo importante aquí es saber que comer pre y post entrenamiento, y cuanta cantidad, para que esta sea útil en lo que andamos buscando.

Por ejemplo previo al entrenamiento, lo más conveniente es una fruta, ya que esta se absorbe, digiere y llega rápidamente al torrente sanguíneo. Te entrega los carbohidratos precisos para que tus músculos puedan rendir.

El tema cambia después del ejercicio, aquí necesitamos de proteínas para regenerar el tejido y reponer energías hacia los músculos la cual se agoto, y también carbohidratos para estimular ciertas hormonas para reparar la musculatura que ha sido destruida. Aquí lo importante es que los carbohidratos tienen que ser integrales, porque no necesitamos elevar demasiado la glicemia, por lo que sería ideal, si es una colación; pan integral con algo de proteína como huevo o jamón o yogurt con frutos secos es otra opción muy sana, alta en proteínas y grasas saludables. O también un batido de proteínas. Si vamos a comer un plato de comida que haya arroz integral o quínoa o choclo acompañado de una proteína (Salmón, Huevo ect).

En resumen… Previo al entrenamiento, necesitamos poca cantidad, de fácil y rápida absorción, ideal una fruta. Post entrenamiento mayor cantidad y siempre proteínas acompañados carbohidratos integrales.

Y siempre necesario, nunca olvides agregar tus antioxidantes a tu alimentación diaria… te ayudará a tener un mejor rendimiento!

Camila Quevedo Truan