Camila Quevedo 

¿Me alimento bien? Algunos signos para saberlo…

Muchas veces no sabemos si lo estamos haciendo bien o en verdad no vamos en el mejor camino…A veces nos guiamos por revistas, cosas que nos dijo una amiga que le dijo alguien “que sabe”, lo escuche en no sé dónde y así… al final de todo, le ponemos motivación pero no estamos seguros si todo el esfuerzo está en el camino correcto.

Alimentarse sano es un tema, porque hay tantas fuentes diferentes como opiniones, que no sabemos a quién creerle, algunos dicen que no importa combinar proteínas y carbohidratos, otros que el mejor postre que podemos elegir es una fruta, que la mejor fuente de calcio es la leche o que no importa la cantidad de bebidas y jugos light que tomemos durante el día si total no tienen azúcar… y así un sinfín de cosas.

Pero aquí les dejo algunos hábitos que todas los planes alimentarios buenos y con respaldo científico están de acuerdo;

  1. Evita el azúcar y los alimentos procesados que lo contienen.

La idea no es que seamos hiper estrictos y que jamás nunca comamos alimentos que tenga azúcar, lo importante es que no esté dentro de la cotidianidad de lo que comemos y que tampoco la necesitemos al nivel de levantarse de la cama por un chocolate.

  1. Elige alimentos naturales y frescos.

Siempre los alimentos tal como los trajo la naturaleza son más sabios y nobles; nos entregan muchísimos más beneficios y placeres que lo que podemos encontrar en una bolsa sellada herméticamente y con rotulado.

  1. Evita las carnes procesadas.

Todos bien sabemos que las carnes llevadas a un proceso industrializado dejan de ser carne propiamente tal, no aportándonos las cantidades que necesitamos de; proteínas, vitaminas, minerales etc… Y que sus componentes a veces son de dudosa procedencia los cuales de seguro no son bienvenidos por nuestro organismo.

  1. Evita cocinar mucho los alimentos o sobrecalentarlos.

Es difícil poder comer todo fresco y recién cocinado, pero cada vez que sobrecalentamos la comida esta pierde sus propiedades nutricionales y terminamos comiendo algo que era alto en vitamina A, y finalmente solo llega al cuerpo las calorías.

  1. Que tu alimentación sea moderada, evita los excesos.

Si bien es rico repetirse cuando el plato estaba delicioso, no siempre es la mejor elección. El organismo no digiere correctamente cuando lo sobre cagamos independiente de lo que comamos. También nuestras hormonas, implicadas en este proceso, se ven sobre estimuladas, afectando su correcto funcionamiento.

 

  1. En la variedad esta la abundancia

Si bien todos tenemos nuestras preferencias, es muy bueno para nuestro estado nutricional, poder incorporar la mayor variedad de vitaminas, minerales, fitonutrientes, enzimas, antioxidantes. No existe un alimento ni tampoco un grupo de alimentos que aporte todo lo que necesitamos. Es por eso que mientras más variada sea nuestra alimentación durante una semana mejor.

  1. Consume agua entre comidas y no con comidas

El organismo necesita estar hidratado para que todos los sistemas trabajen de la mejor manera y esta hidratación debe ser de manera constante. Sin embargo generalmente tomamos agua cuando estamos comiendo, y esto hace que nuestra digestión no sea la más óptima. Es por eso que te recomiendo aumentar la ingesta de agua en ayunas y entre cada comida.