Por Camila Quevedo Truan Nutricionista – Health Coach

Una de las cosas más importantes para volver a nuestro centro, mantenernos en equilibrio y poder
tomar nuestras decisiones desde nuestra verdad; es el descanso para volver a restablecer el
organismo, independiente del estrés que podamos estar viviendo y que no están en nuestras manos
controlar. El darnos una pausa para el descanso y una buena calidad de sueño, es clave para que
podamos volver a cargar energía y comenzar otro día de la mejor manera posible.

Si bien el caos, las crisis, pueden ser una muy buena oportunidad para sacar lo mejor de nosotros
mismo, en estos momentos es cuando nuestra creatividad aflora, nos conocemos y podemos
potenciar nuestras habilidades desconocidas…. Pero para que esto ocurra es importante nuestro
dormir que nos ayuda a reparar, limpiar y restablecer todo caos, y desbalance interno.

Aquí les dejo algunos consejos desde la nutrición y alimentación para fomentar un buen dormir;

1. La deshidratación dificulta la capacidad de descanso. Las glándulas encargadas de la producción
de hormonas implicadas en la regulación de los estados de vigilia y sueño, requieren de agua para
su correcto funcionamiento. Te recomiendo mantenerte hidratado con 8 – 10 vasos de agua al día.

2. Las sustancias estimulantes aparte de estimular nuestro sistema nervioso y alterar nuestro sueño,
son diuréticos, lo que quiere decir que fomentan la perdida de agua, interfiriendo aún más la
capacidad innata del cuerpo para el descanso.

3. El consumo de omega 3, 450 mg de DHA (2 cápsulas) en la noche ha demostrado ser un
compuesto esencial que mejora notablemente la calidad del sueño.

4. La ingesta de alimentos ricos en triptófano es esencial para la producción de melatonina y
serotonina. La primera, hormona responsable de hacernos dormir. Esta, está totalmente alineada
con nuestra glándula pineal, requiere de oscuridad para la liberación de esta hormona, comienza su
liberación tipo 21:00, (depende también en que periodo del año estamos) y llega a su máxima
concentración a las 23:00. Por lo que si andamos buscando conciliar bien el sueño es importante
estar en la cama en ese rango de horas. La serotonina es un neurotrasmisor.

Alimentos ricos en triptófano: Pescados, pollo, pavo, huevo, semillas de zapallo y sésamo, verduras
de color verde.

5. El magnesio actúa como relajante muscular y también el magnesio constituido como magnesio L-
Treonata, es capaz de a través la barrera hemataloencefálica para producir estados de relajación cognitiva y disminución de la ansiedad, incrementando notablemente una mejor calidad de sueño.

6. Que tu última comida del día, sea rica en aa en especial (triptófano), sea caldosa y cocida, este
tipo de alimentos relaja y ayuda a tener una mejor digestión, y con ello un menor trabajo por parte
de nuestro sistema digestivo.

7. Evitar la azúcar en la noche.

8. Evitar el alcohol antes de dormir, independiente que fomenta el sueño, la calidad de sueño no es
profunda y con ella no reparadora.