Por: Camila Quevedo Truan Nutricionista – Health Coach

Las frutas, nos atraen por su diversidad de colores y sabores, varían en los cambio de estación y se
van adecuando a nuestras necesidades, siempre sorprendiendo… Sin embargo su valor nutritivo es
lo que más nos llama la atención, forman parte de los alimentos con mayor calidad nutritiva y nos
aportan grandes beneficios para nuestra salud.

Se caracterizan por ser ricas en antioxidantes y vitaminas, nos aportan una buena cantidad de fibra,
necesaria para alimentar y potenciar las bacterias beneficiosas de nuestro organismo.
En cuanto a su alto contenido de antioxidante, tema no menor hoy en día, por el acelerado
envejecimiento acelerado en que nuestras células están expuestas.

El envejecimiento celular no solo es algo natural y esperable en nosotros, sino también hay factores
externos y ambientales que influyen en ese proceso. Hay cosas que no podemos controlar, sin
embargo los alimentos si nos puede ayudar y es algo que podemos elegir y que todos los días
tenemos la posibilidad de cambiar.

Se ha demostrado que una alimentación rica en antioxidantes es sinónimo de salud y que nos puede
ayudar notablemente en las probabilidades de desarrollar enfermedades cardiovasculares y
degenerativas.

Funciones antioxidantes de las vitaminas

– Retrasan el envejecimiento celular, defiende a las células de la acción de los radicales libres
oxidantes, previniendo así el desarrollo de enfermedades
– Actúan fortaleciendo nuestro sistema inmunitario.
– Cumplen funciones depurativas en nuestras células.
– Protegen al corazón, evitando enfermedades cardiovasculares.
– Mantienen la elasticidad de la piel.

Por todo lo dicho anteriormente se hace indispensable la ingesta diaria de antioxidantes. Para ello
es necesario incluir a diario 3 porciones de frutas al día o bien puedes incluir a tus desayunos ½
cdta de cualquier antioxidante. Puedes revisar recetas en nuestra blog!